Ásunta al cielo

¡Aleluya! Una hija de nuestra raza es llevada hoy al cielo. ¡Aleluya!

María fue elevada al cielo en cuerpo y alma:  en Dios también hay lugar para el cuerpo.

María fue elevada en cuerpo y alma a la gloria del cielo, y con Dios es reina del cielo y de la tierra. ¿Acaso así está alejada de nosotros? Al contrario. Precisamente al estar con Dios y en Dios, está muy cerca de cada uno de nosotros. Cuando estaba en la tierra, sólo podía estar cerca de algunas personas. Al estar en Dios, que está cerca de nosotros, más aún, que está «dentro» de todos nosotros, María participa de esta cercanía de Dios. Al estar en Dios y con Dios, María está cerca de cada uno de nosotros, conoce nuestro corazón, puede escuchar nuestras oraciones, puede ayudarnos con su bondad materna. Nos ha sido dada como «madre» -así lo dijo el Señor-, a la que podemos dirigirnos en cada momento. Ella nos escucha siempre, siempre está cerca de nosotros; y, siendo Madre del Hijo, participa del poder del Hijo, de su bondad. Podemos poner siempre toda nuestra vida en manos de esta Madre, que siempre está cerca de cada uno de nosotros. En este día de fiesta demos gracias al Señor por el don de esta Madre y pidamos a María que nos ayude a encontrar el buen camino cada día. Amén.

DE LA HOMILÍA DEL PAPA BENEDICTO XVI EN EL AÑO 2005 PARA LA SOLEMNIDAD DE LA ASUNCIÓN

Publicado en María | Etiquetado , | Deja un comentario

Hoy María Auxiliadora

Contempla la imagen, Jesús y María en el centro, coronados como Reyes de la creación del Padre.

María lleva en el brazo izquierdo a Jesús y en el derecho el cetro real. Él es Rey porque es Dios, Ella es Reina porque venció el pecado; sobre su cabeza vemos  la corona de 12 estrellas como la Mujer del Apocalipsis. El Espíritu Santo lo envuelve todo con su esplendor.

Publicado en María | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Corona de 12 estrellas

 

La Medalla Milagrosa

Publicado en Inmaculada | Etiquetado , , | Deja un comentario

Nadie está solo

Nadie está solo
aunque a veces lo parezca.
El silencio está habitado.
Llevamos dentro
raudales de ternura.
Estamos unidos
por puentes invisibles
de pasión y esperanza.
Un tú
completa
nuestras ausencias.
Hay ojos que son
el único espejo necesario.
Hay manos que sellan
alianzas con caricias.
Hay palabras sinceras
que traen el eco de la promesa
que Dios nos hizo un día,
el Amor.

(José María R. Olaizola, sj)

Publicado en Abandono, Dios | Etiquetado , , , | Deja un comentario

!3 de mayo

Los niños han experimentado durante un instante terrible una visión del infierno. Han visto la caída de las « almas de los pobres pecadores ». Y se les dice por qué se les ha hecho pasar por ese momento: para « salvarlas », para mostrar un camino de salvación. Viene así a la mente la frase de la Primera Carta de Pedro: « meta de vuestra fe es la salvación de las almas » (1,9). Para este objetivo se indica como camino -de un modo sorprendente para personas provenientes del ámbito cultural anglosajón y alemán- la devoción al Corazón Inmaculado de María. Para entender esto puede ser suficiente aquí una breve indicación. « Corazón » significa en el lenguaje de la Biblia el centro de la existencia humana, la confluencia de razón, voluntad, temperamento y sensibilidad, en la cual la persona encuentra su unidad y su orientación interior. El «corazón inmaculado » es, según Mt 5,8, un corazón que a partir de Dios ha alcanzado una perfecta unidad interior y, por lo tanto, « ve a Dios ». La « devoción » al Corazón Inmaculado de María es, pues, un acercarse a esta actitud del corazón, en la cual el « fiat » —hágase tu voluntad— se convierte en el centro animador de toda la existencia. Si alguno objetara que no debemos interponer un ser humano entre nosotros y Cristo, se le debería recordar que Pablo no tiene reparo en decir a sus comunidades: imitadme (1 Co 4, 16; Flp 3,17; 1 Ts 1,6; 2 Ts 3,7.9). En el Apóstol pueden constatar concretamente lo que significa seguir a Cristo. ¿De quién podremos nosotros aprender mejor en cualquier tiempo si no de la Madre del Señor?

Llegamos así, finalmente, a la tercera parte del « secreto » de Fátima publicado íntegramente aquí por primera vez. Como se desprende de la documentación precedente, la interpretación que el Cardenal Sodano ha dado en su texto del 13 de mayo, había sido presentada anteriormente a Sor Lucia en persona. A este respecto, Sor Lucia ha observado en primer lugar que a ella misma se le dio la visión, no su interpretación. La interpretación, decía, no es competencia del vidente, sino de la Iglesia. Ella, sin embargo, después de la lectura del texto, ha dicho que esta interpretación correspondía a lo que ella había experimentado y que, por su parte, reconocía dicha interpretación como correcta. En lo que sigue, pues, se podrá sólo intentar dar un fundamento más profundo a dicha interpretación a partir de los criterios hasta ahora desarrollados.

Para seguir leyendo clic aquí

Publicado en María | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario