Pedro

En la noche lo miró y Pedro comprendió su pecado. Ahora creo que en aquella noche, en medio de las burlas, patadas, escupitajos…Tú buscaste mis ojos a través del tiempoy sin pensar en Tí, en medio del horror, me miraste para que yo me sintiera bien y sin temor por mis caídas.
 
 
Esta entrada fue publicada en Vida. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s