Pedro

En la noche lo miró y Pedro comprendió su pecado. Ahora creo que en aquella noche, en medio de las burlas, patadas, escupitajos…Tú buscaste mis ojos a través del tiempoy sin pensar en Tí, en medio del horror, me miraste para que yo me sintiera bien y sin temor por mis caídas.
 
 
Esta entrada fue publicada en Vida. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s