La mente.

No pretendas meter a Dios en tu mente, allí sólo encontrarás el fruto de tus pensamientos y lo que te entra por los sentidos. Dios no es el fruto de un pensamiento y tampoco se percibe con los sentidos.
Esta entrada fue publicada en Vida. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s