La vida

Yo, Dios Padre, te di a luz y te saqué de la oscuridad del no ser.
Yo, Dios Hijo, te di mi Misericordia y mi perdón para que llegaras a Mí.
Y Yo, Dios Espíritu Santo, te di mi capacidad de Amar para que puedas alcanzar las más altas cotas a las que has sido llamado.
 
Los Tres habitamos en tí desde tu nacimiento a la vida, y aún cuando nos echaste fuera, Nosotros te rodeamos para que nada malo te sucediera. Te queremos aquí con Nosotros y no temas caminar. Cuando llegue el momento en que tu alma se desprenda del cuerpo será una suave brisa al atardecer. Cuando suceda lo comprenderás.
Esta entrada fue publicada en Vida. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s