María

Es la mujer que más admiro. Esto no tiene mérito por mi parte ya que Dios la eligió entre todas las posibles.
 
Pienso en Ella, en su casa, con su Niño y su marido. Pienso en la mañana preparando la primera comida del día, llevando el agua del pozo a su hogar, lavando la ropa …No era la famosa de la época, no era la mujer del emperador, tampoco del procurador romano.
 
Al principio sólo Isabel percibe quien es en realidad. Las dos primas juntas son la manifestación del Espíritu y la confirmación de la vida humana desde el principio. Juan salta de gozo al sentir la presencia de Jesús. ¡Cuánta falta hace hoy en nuestro mundo este mensaje de María!
Esta entrada fue publicada en Vida. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s