Alegría de Dios

Busca en tu corazón el sitio en el cual el Señor puso las semillas de la alegría. Abónalas con la oración, riégalas con el amor a Jesús y después conviértete en un sembrador de ellas, así imitarás al Señor, tu Dios, y serás un poco más imagen y semejanza de Él.

Esta entrada fue publicada en Dios, Santidad, Vida y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Alegría de Dios

  1. Blanca dijo:

    Buenísimo consejo. Muchas gracias. ¡¡Un abrazo GRANDE, GRANDE!!
    http://www.isladesentimientos.es/

  2. Jorge dijo:

    Es que la alegría de verdad está en el corazón y es fruto del encuentro con el Señor. Cuando uno se entrega al Señor, todo en él desborda de gozo.

  3. Ana Azul dijo:

    Yo, intento que esas semillas no se sequen. Procuro abonarlas y regarlas. Besos
    Ana

  4. Betsi dijo:

    Santo Cura de Ars decía: “En el alma unida a Dios, reina una perenne primavera”.
    Maribel en tu corazón tienes un precioso y fragante jardín. Gracias por compartir la fórmula que Dios ha sembrado en tu corazón.

    Abrazos y bendiciones !!
    Betsi.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s