Nadie está solo

Nadie está solo
aunque a veces lo parezca.
El silencio está habitado.
Llevamos dentro
raudales de ternura.
Estamos unidos
por puentes invisibles
de pasión y esperanza.
Un tú
completa
nuestras ausencias.
Hay ojos que son
el único espejo necesario.
Hay manos que sellan
alianzas con caricias.
Hay palabras sinceras
que traen el eco de la promesa
que Dios nos hizo un día,
el Amor.

(José María R. Olaizola, sj)

Esta entrada fue publicada en Abandono, Dios y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s