Asunción

Santa María se fue al cielo con un cuerpo glorioso y un alma sin mancha. Ella venció el mal toda su vida en la tierra por eso el Señor la premió liberándola de la muerte. Alegrémonos porque una hija de nuestra raza está en el Reino con su alma y su cuerpo.

Madre querida, ayúdanos a imitarte en el seguimiento de tu Hijo, Jesús. Amén

Esta entrada fue publicada en María y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s