Jesús

Jesus 33

Maestro, ¿por qué me miras tan triste?

Hoy escucho  en el Evangelio:

Cuando estuvo cerca y vio la ciudad, se puso a llorar por ella, diciendo: «¡Si tú también hubieras comprendido en este día el mensaje de paz! Pero ahora está oculto a tus ojos.

         Vendrán días desastrosos para ti, en que tus enemigos te cercarán con empalizadas, te sitiarán y te atacarán por todas partes. Te arrasarán junto con tus hijos, que están dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, porque no has sabido reconocer el tiempo en que fuiste visitada por Dios.»

Palabra del Señor.

Maestro, ayúdame a comprender tu mensaje de paz, dame la vista para ver la llegada de tu Reino en mi vida. Sé que viniste a ayudarme a construir, aunque para ello tengas que derribar viejas murallas.

Ayúdame a abrir mi corazón para que el egoísmo salga de él. No quiero que me rodeen mis enemigos y me ataquen si Tu no eres mi fortaleza, porque entonces estoy perdida. De mi no quedará piedra sobre piedra si no me socorres, por eso reconozco mi ceguera y pido mi sanación.

“Dios prefiere llorar de impotencia en Jesús antes que privar al hombre de su libertad".

Stöger.

Esta entrada fue publicada en Vida. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Jesús

  1. Jorge dijo:

    Permíteme subrayar: “Dios prefiere llorar de impotencia en Jesús antes que privar al hombre de su libertad". Saludos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s