Peregrina

emaus

 

Sin Dios mi camino como peregrina de la fe no existiría. No voy sola, de vez en cuando se hace visible mi eterno compañero; aunque mis ojos no lo reconozcan, mi  espíritu salta de gozo y al partir el pan sé que Él está a mi lado.

A veces me paro a mirar las luces de la nada en las calles, o el poco brillo de una moneda, entonces Él me avisa con dulzura pero, como dentro tengo ruido, no me entero y es tanta mi sordera que a veces me tiene que empujar para que siga. ¡Benditos empujones que me acercan a Dios!

Esta entrada fue publicada en Vida. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Peregrina

  1. Unknown dijo:

    en la vida de alguna forma fuimos como los emaùs yo lo fui

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s