Mensaje de Amor

Ultima cena de dsli

Sabiendo Jesús que estaba próxima la muerte de su cuerpo en la cruz nos dejó el mensaje de Amor más grande de la historia:

  • “Se levanta de la mesa, se quita sus vestidos y, tomando una toalla, se la ciñó. Luego echa agua en un lebrillo y se puso a lavar los pies de los discípulos y a secárselos con la toalla con que estaba ceñido.”          Nos da la clave de la felicidad: servir.
  • “Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros. Que, como yo os he amado, así os améis también vosotros los unos a los otros.”  Jesús, que cosas tienes ¿cómo voy a amar a los demás como Tú los amas?

  • El Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó pan,  y después de dar gracias, lo partió y dijo: "Éste es mi cuerpo que se da por vosotros; haced esto en recuerdo mío"  Asimismo también la copa de cenar diciendo: "Esta copa es la Nueva Alianza en mi sangre. Cuantas veces la bebiereis, hacedlo en recuerdo mío.”   Ahora ya sé de donde voy a sacar la fuerza para amar, del alimento de su Cuerpo y Sangre. Él se una a mí y yo me uno a Él, ya Él vive en mí y yo soy para Él. Es más, ese alimento me dará la vida eterna y resucitaré en el último día como Él.

Alma de Cristo, santifícame.                                                        

Cuerpo de Cristo, sálvame.                                                        

 Sangre de Cristo, embriágame.                                                     

Agua del costado de Cristo, lávame.                                            

Pasión de Cristo, confórtame.                                                        

¡Oh, buen Jesús!, óyeme.                                                         

Dentro de tus llagas, escóndeme.                                                    

No permitas que me aparte de Ti.                                                   

Del maligno enemigo, defiéndeme.                                                   

En la hora de mi muerte, llámame y mándame ir a Ti para que con tus santos te alabe por los siglos de los siglos.                                           

 Amén.

 

Esta entrada fue publicada en Vida. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s