Los otros y yo

  image

No puedes pretender que sean como Dios, ni de lejos, y aunque Él dijo dijo que podían ser su imagen y semejanza, en el camino de  la vida se encuentran en distintos estados de cercanía o lejanía en parecerse a Dios. No te sorprendan que fallen en muchas cosas, tampoco que a veces no sepan ver el sufrimiento de otros. Tienen muchas incapacidades y sorderas además de múltiples vendas que tapan sus ojos. Hoy piensa que eres uno de ellos que fallas a tus hermanos. ¿Cuántas veces se acerca Dios a ti en ellos? ¿cuántas veces le dices no en ellos? ¿cuántas veces la soberbia te lleva a la cima de la incoherencia? No pienses que eres mejor, tampoco que eres más santo. Eso lo mide Dios que para eso es justo y todopoderoso. Intenta imitarlo en la misericordia, en eso puedes ser su imagen en la tierra. Préstale tu corazón para que Él lo llene de impulsos salvadores y no desaproveches la oportunidad de hacer el bien.
Esta entrada fue publicada en Vida. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Los otros y yo

  1. Betsi dijo:

    •♥•Mi oración, Dios mío, es ésta:Hiere, hiere la raíz de la miseria en mi corazón.Dame fuerza para llevar ligero mis alegrías y mis pesares.Dame fuerza para que mi amor dé frutos útiles.Dame fuerza para no renegar nunca del pobre, ni doblar mi rodilla al poder del insolente.Dame fuerza para levantar mi pensamiento sobre la pequeñez cotidiana.Dame, en fin, fuerza para rendir mi fuerza, enamorado, a tu voluntad.(Gitanjali 36)•♥•

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s