Inquietud

Mira el mar, a veces revuelto y encrespado, a veces tranquilo y sereno pero nunca  repetido. Eso le sucede a tu alma, no te asustes cuando esté agitada ni te descuides cuando esté en calma.

Cuando la angustia, la tristeza o la ira te agiten, acuérdate del mar. Cuando la paz y la serenidad te invadan, acuérdate del mar.

Esta entrada fue publicada en Vida. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Inquietud

  1. Blanca dijo:

    «Cuando la angustia, la tristeza o la ira te agiten, acuérdate del mar. Cuando la paz y la serenidad te invadan, acuérdate del mar».
    Gracias, amiga!
    Un abrazo

  2. Ana dijo:

    Tiene un efecto relajante, misrando las olas, y escuchando su sonido .
    Saludos
    Ana

  3. Jorge dijo:

    Cuando la angustia, la tristeza o la ira te agiten, descansa tu corazón en Dios. Cuando la paz y la serenidad te invadan, gózalo en Dios.
    Un abrazo.

  4. Maria Luisa dijo:

    El mar de aguas calmas o encrespadas busca la profundidad del océano.Nuestra alma en la alegría o en la tristeza busca siempre su refugio en el infinito océano del amor de Dios. Cariños de M.Luisa

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s