Vida eterna

En la Misa de hoy se lee la Epístola I de San Juan 2, 22-28.  De ella quedó en mi corazón, repitiéndose hasta calar profundamente, lo siguiente: “La promesa que Él nos hizo es esta: la Vida eterna”.  Nadie me hizo una promesa mejor, nadie me dio tanto consuelo como Jesús prometiendo la vida, y yo lo creo ya que firmó esta promesa con la cruz y la resurrección.  Bendito sea Dios que nos buscó en las profundidades del mal para elevarnos a Él y darnos la vida para siempre.

En este nuevo año intentaré que esta promesa esté en el centro de mi vida; de esta forma cuando la tentación llegue y las dudas aparezcan giraré mis ojos y oídos hacia Jesús para escuchar de nuevo:  “El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna y Yo le resucitaré el último día”.

Esta entrada fue publicada en Jesús, Vida. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Vida eterna

  1. Blanca dijo:

    ”El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna y Yo le resucitaré el último día”.
    ¡¡Gloria y alabanza a El!!
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s